lunes, 4 de junio de 2012

«En el Día Mundial del Medio Ambiente»

¡Bien venidos por la defensa de las montañas y del medio ambiente!


Por la justa lucha de los pueblos en defensa del medio ambiente
5 de junio


Hoy: Cordillera Huayhuash - Jahuacocha




(*) Florencio Bernabé Gonzales

El Día Mundial del Medio Ambiente ha sido establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, en su Resolución (XXVII) del 15 de diciembre de 1972 con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo, Suecia, cuyo tema central fue el Ambiente. 


La Asamblea General de la ONU también aprobó la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 



El día Mundial del Medio Ambiente es un vínculo por medio del cual la Organización de Naciones Unidas sensibiliza a la opinión mundial en relación a temas ambientales, intensificando la atención y la acción política de los gobiernos. Los objetivos principales son darle un contexto humano, motivando a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de los gobiernos y las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación, pues ésta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

El Día Mundial del Medio Ambiente es un evento en el que se realizan múltiples actividades: concentraciones en calles y plazas, conciertos ecológicos, ensayos y competencias de afiches en escuelas y colegios, plantaciones de árboles, campañas de reciclaje y de limpieza, entre otras. 


Es además, un suceso multimedial  para escribir y hacer reportajes críticos acerca del ambiente. Documentales televisivos, exhibiciones fotográficas, eventos intelectuales como seminarios, mesas redondas, conferencias, sólo por nombrar algunos. 



En muchos países esta celebración es una oportunidad de firmar o ratificar convenios internacionales y, algunas veces, establecer estructuras gubernamentales permanentes relacionadas con el ordenamiento territorial,  manejo ambiental y la planificación económica ecológica. 



El Día Mundial del Medioambiente (WED) es un evento anual que busca ser el día más extensamente celebrado a nivel mundial, mediante una acción medioambiental positiva.

En esta fecha cabe reflexionar que todos los años se pierden entre 18.000 y 55.000 especies en el planeta, un fenómeno equiparable al ocurrido en la época en que desaparecieron los dinosaurios ocurridas por causas naturales y que los científicos han bautizado como la Sexta Extinción. En efecto la tasa de extinción de especies es entre 100 y 1.000 veces superior a lo que se puede considerar natural, y ello está provocado por el impacto de las actividades humanas.

Entre todas ellas, se destacan a la agricultura industrial, la pesca insostenible, la masiva actividad minera  en cabeceras de cuencas, la degradación y contaminación de nuestros cursos de agua, la tala de bosques tropicales y los incendios forestales como los problemas más importantes, sin olvidar otros impactos derivados del transporte, la construcción de infraestructuras y la urbanización del territorio.

En materia de agua y mares destacan la desglaciación de los nevados, la falta de depuración y el consumo excesivo de recursos hídricos, especialmente en la agricultura industrial y las urbanizaciones. También la sobrexplotación de las pesquerías y la contaminación marina que pueden hacer desaparecer muchas especies.

En esta fecha, también solicitamos para lograr una economía más respetuosa con la biodiversidad:  exigir la ley de protección de los glaciares y la aprobación urgente de una Estrategia Estatal de Conservación de la Biodiversidad. El objetivo es evitar que ésta pueda recuperarse y también que siga siendo dañada por los sectores productivos, en la práctica esto se traduciría en mejorar la gestión y apoyo de las áreas naturales protegidas  y de las especies en peligro de extinción.

A su vez a nivel mundial, se reclama una agricultura a pequeña escala libre de tóxicos y transgénicos, que respete los hábitats del planeta. Igualmente, sería necesario una gestión sostenible de los bosques, mayores inversiones en la lucha contra los incendios forestales, y ampliar los espacios protegidos.

En el caso peruano, lamentamos la grave situación que vienen ocurriendo para encarar el tema medioambiental, los sucesos de los conflictos con empresas extractivas a lo largo y ancho del país.

En menos de un año de gobierno el Presidente Ollanta Humala aprendió fácilmente a ordeñar, a vacunar al ganado, a cuidar el rebaño, a ensillar el caballo, a domarlo, a cruzar los arroyos, perseguir a los opositores y meter bala  a los defensores del medio ambiente para contentar a los depredadores. 

Ollanta Humala como candidato de Gana Perú,  hizo toda su carrera política con el nombre de los pobres, la transformación y la protección de nuestros recursos naturales, hoy gobierna con su maestro de la Escuela  Militar de Chorrillos el Premier Valdés simpatizante del pragmatismo, del fujimorismo de la década del saqueo y la corrupción de los años 90.

El actual Presidente ha dejado de ser un militar nacionalista para convertirse en pragmático gobernante e ingresa al mundo global de nueva economía con la apología de la inversión si o si, sin miramientos ni contemplaciones a lo que suceda con la tierra y el agua que ya está débil y depredada en muchas comunidades nativas y campesinas del país.

Ante los lamentables hechos que vienen sucediendo en la Provincia de Espinar - Cusco, y Cajamarca “Conga no va” y los casi 200 conflictos medioambientales generados por la intransigencia, intolerancia y la ausencia de voluntad de dialogo con los afectados; nos solidarizamos  con la lucha justa de los pueblos por la defensa del medioambiente, que pongan fin a la contaminación de sus acuíferos y las graves consecuencias en el daño a los pastos y su actividad agropecuaria; la minería realmente no actúa con responsabilidad social ni ambiental.

Se está entregando por completo a la oligarquía minera transnacional que chantajea al Perú con el cuento de inversiones que nunca desarrollan al país y que lo mantiene como una economía colonial.

Lamentamos que el Presidente Ollanta Humala se haya hipotecado a las grandes transnacionales mineras y apoya la represión cruenta contra los que protestan contra esas actividades extractivas contaminantes y depredadoras de nevados,  lagunas, ríos  y el  medioambiente, así dan cuenta los indicadores detectados  en los informes de salud  de: Minera Yanacocha en Cajamarca, Antamina,  Raura  y Santa Luisa en Ancash, y Xstrata Cooper – Tintaya en Cusco, Bambas en Apurimac, entre otros. 

En  el Día Mundial del Medio Ambiente, en el Perú  invocamos  sensibilidad  al “diálogo con tiros que vienen  usando Ollanta-Valdés”. Y no llegar a “tiros nomás”. 

En pleno contexto de luchas a sangre y fuego entre las empresas mineras contra las poblaciones afectadas, expresamos nuestro respeto al medio ambiente y, por inclusión, a los seres vivos que habitan este ella.

CASO PERUANO



FAVOR VER: