jueves, 31 de diciembre de 2015

¡BIEN VENIDO VENTUROSO 2016!

¡Bien venidos por la defensa de las montañas y del medio ambiente!


¡FELIZ AÑO 2016!




video



Afectuosamente les deseamos los integrantes de 

APPU- HUAYHUASH

martes, 15 de diciembre de 2015

DINERO CLAVE DE LA COP21 FINALIZADO EN PARIS

¡Bien venidos por la defensa de las montañas y del medio ambiente!

 COP21: SE FIRMÓ ACUERDO CLIMÁTICO EN PARÍS

5 MANERAS QUE EL ACUERDO DE PARÍS AFECTA A AMÉRICA LATINA


El dinero clave de esta cumbre


  Florencio Bernabé Gonzales (*)

¡Los líderes mundiales acaban de fijar en las negociaciones un objetivo histórico que podría salvar la tierra!
Enorme y radiante punto de inflexión en la historia de la humanidad.
Según el Acuerdo de París, el mundo debe buscar un aumento de temperatura de los 1,5 grados centígrados.

“Tampoco hay, por ahora, ninguna claridad sobre cómo se cumplirá el compromiso que los países desarrollados hicieron hace seis años, de proporcionar 100.000 millones de dólares por año para 2020 a los países en desarrollo”.

Los países del Norte deben tomar la iniciativa en la era posterior a 2020 “al cumplir y acelerar la implementación y aumentar la ambición de los compromisos existentes en materia de mitigación y financiación, desarrollo y transferencia de tecnología y generación de capacidades de apoyo a los… países en desarrollo”.


Gobiernos de 195 países hicieron historia al firmar este sábado 12 en París el primer acuerdo universal y vinculante para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los efectos negativos del cambio climático en el mundo. 
Tras 14 días de intensas negociaciones en el seno de la 21 Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), diplomáticos y ministros, algunos emocionados hasta las lágrimas, aplaudieron el llamado Acuerdo de París, como el cierre de un largo proceso de cuatro años y con muchas paradas por todo el mundo.
Un proceso hilvanado por la diplomacia francesa logró evitar el destino del fallido acuerdo climático del 2009, el último intento en lograr un acuerdo climático global, y entregó un robusto tratado que incluye elementos que van desde el respeto a los derechos humanos y la integridad de los ecosistemas hasta las obligaciones financieras de los países.
Tras casi dos horas de espera en el Plenario y una queda discusión sobre la elección de un verbo en un artículo crucial del acuerdo (“deberá” en lugar de “debería”), Fabius pudo convocar a los delegados a sus lugares y sostener el mazo para refrendar las decisiones de la COP21.
Si los países firmantes lo ratifican, se convertirá en el primer acuerdo universal y vinculante que obligará a cada nación con acciones ante el cambio climático y sucederá al fracasado  Protocolo de Kyoto, un tratado obsoleto que nunca logró llenar las expectativas y que solo obligaba a los países industrializados a reducir emisiones.
El acuerdo que emerge de París logró encontrar un punto medio que fue aceptado por todos los grupos en las complejas negociaciones de la CMNUCC, desde el bloque de pequeños estados insulares hasta la alianza de naciones industrializadas.
“El texto no es perfecto, pero es un buen punto de partida para la acción climática”, declaró la ministra sudafricana de Agua y Asuntos Ambientales, Edna Molewa, tras la ovación que vino después de ser aprobado el texto.
“Este es el primer paso es un largo camino”, concluyó la ministra, la primera en hablar de quienes tomaron la palabra en el plenario final.
La mayoría de los delegados que tomaron la palabra durante esta noche final recordaron la necesidad de continuar la acción climática y lograr la implementación del acuerdo en los próximos años, especialmente en la cumbre climática 2016, que se celebrará en a ciudad marroquí de Marrakech.
A través de este acuerdo, el mundo acordó limitar el incremento de la temperatura global “bastante por debajo de los dos grados centígrados” y en busca de “1,5 grados”, un objetivo que puede salvar a muchos de los países más vulnerables del mundo, especialmente las islas del Pacífico, del Índico y del Caribe.

También establece un fondo de 100.000 millones de dólares anuales tras el 2020, formaliza un mecanismo establecido hace dos años para reembolsar daños causados por el cambio climático y define un objetivo a largo plazo, que fue determinado como el balance entre las emisiones y las capturas de gases de efecto invernadero entre 2050 y 2100.
 “A pesar de la diversidad y la divergencia, encontramos terreno común”, dijo en un comunicado Emmanuel M. de Guzmán, comisionado de Cambio Climático y jefe de delegación de Filipinas.
El negociador señaló que la cumbre “nos ha dado 1.5 grados para sobrevivir y ir más allá. Ahora nos toca a nosotros llevar esta visión a la realidad” a través de acciones nacionales y la cooperación internacional.
Una vez más, Filipinas fue una de las voces líderes durante las negociaciones, esta vez a través del Foro de Vulnerabilidad Climática, auto definido como un “grupo de liderazgo” de 33 países que tomó parte en las negociaciones pero presionó fuerte en temas como la meta del 1,5C.
“Ahora, como una familia de naciones –como hermanos y hermanas de un mundo– podemos movernos hacia adelante con ambición, esperanzados de ganar esta lucha contra el cambio climático. Podremos ser vulnerables, pero también somos capaces de trabajar juntos”, señaló de Guzmán.

COP21: 5 maneras que el acuerdo de París afecta a América Latina

París puede parecer un destino lejano para América Latina, el acuerdo firmado este sábado puede contener un lenguaje incompresible y, tal vez, el cambio climático no es una prioridad para la mayoría de personas que habitan la región.
Pero los expertos reunidos en la capital francesa son conscientes que el acuerdo de la  COP21 tendrá un impacto considerable en la vida de las personas que viven en América Latina y en la economía de los gobiernos en los años venideros.
Estas serían las cinco maneras que en América Latina se afecta con el acuerdo logrado en París en las últimas horas.

1. Clima extremo y descongelamiento

Aunque América Latina solo es responsable del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero, muchas zonas del continente son vulnerables en un mundo que se calienta.
Significa mucho, por ejemplo, que el acuerdo de París señale que los países deben hacer su mejor esfuerzo evitar que el aumento de la temperatura global supere los 1,5 grados centígrados, aunque el límite haya sido establecido “muy por debajo” de los dos grados centígrados.
Antes de la cumbre de París, las discusiones fueron solo sobre el aumento de los dos grados centígrados.
Pero los científicos habían sido claros que con un límite menor habría menor riesgo de un clima más extremo que generara sequías, inundaciones y olas de calor.
Esto es importante para América Central.
De acuerdo con la ONG Germanwatch, entre los años de 1995 y 2014, tres países de la región estuvieron ubicados entre los 10 países a los que más fuerte había golpeado el clima extremo.
Millones de personas que viven en los países andinos también se encuentran vulnerables a los efectos del descongelamiento de los glaciares.
El Banco Mundial estimó que si las temperaturas aumentaban más de los dos grados centígrados, más del 90% de los glaciares se descongelarían.

2. Adaptarse a lo que viene

El acuerdo también incluye a la población que vive en las ciudades, localidades o en el campo para que adapten los recursos para lo que viene en el futuro.
El pacto de París señala que antes de 2025, los países deberán acordar una meta de al menos US$100.000 millones anuales que los países ricos proveerán a los más pobres en su lucha contra el cambio climático.
Muchos críticos afirman que no es suficiente. Pero algunos países de América Latina podrán recibir algo de este dinero de un Fondo del Clima.
Ellos probablemente no estarán en la lista de países prioritarios para recibir este dinero, que estará encaminado a ayudar a los más pobres ubicados en la región de África Subsahariana.
Una cláusula de daños y perjuicios asociados con los efectos del clima extremo fue añadida en el acuerdo y tal vez podría ayudar a los países más vulnerables. Sin embargo, no específica las responsabilidades o las bases para una compensación.

3. El futuro de la energía

Tal vez el cambio más significativo que afecte a América Latina en el futuro será el cambio a la economía sin el uso de fuentes de energía fósiles.
Los observadores dicen que el objetivo del acuerdo es alcanzar un pico mundial de las emisiones de gases de efecto tan pronto como sea posible y que eso implica una dirección clara para evitar el uso del petróleo, gas y carbón y el traslado de las economías a la dependencia de las energías renovables.
Greenpeace dijo que el acuerdo de París puso a las compañías petroleras “en el lado equivocado de la historia”.
Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo. Colombia, México, Perú, Bolivia dependen del consumo de gasolina y gas.
El acuerdo del COP21 podría tener enormes implicaciones para sus economías en el largo plazo.
Pero lo logrado en París podría ayudar al ímpetu de los inversionistas para que se interesen en las energías renovables.
América Latina es considerada una región bastante atractiva para la inversión en energía limpia.
Un reporte de la empresa Climatescope incluye a Brasil, Chile, México y Uruguay entre los 10 países más atractivos para invertir en proyectos de energía eólica, solar y otras fuentes renovables.
Uruguay en particular ha hecho enormes esfuerzos sobre este tema. Cerca del 95% de su electricidad viene de fuentes renovables.
Costa Rica alcanzó recientemente el récord de utilizar por 94 días consecutivos solo energía renovable para su sistema eléctrico.

4. La selva amazónica

Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia son los países que tienen un tercio de la selva amazónica y millones de personas viven allí.
Muchos países del continente dependen de reducir la deforestación con el ánimo de alcanzar sus objetivos en la reducción de emisión de gases.

El presidente de la COP21, el ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, fue explícito en afirmar que el acuerdo va a ayudar a los países latinoamericanos en sus intentos de reforestación y protección de la enorme selva amazónica.
El pacto de París también reconoce la importancia de proveer “adecuados y previsibles” fondos para ayudar a los gobiernos para reducir la deforestación.
Esto significa el incremento de dinero para los países que tienen parte de la Amazonía, en tanto puedan alcanzar los requerimientos para asegurar la reducción de la deforestación de una forma confiable.

5. Sociedad civil y los próximos años

Hay un acuerdo universal ahora, pero el verdadero reto es ver cómo los países, incluidos los de América Latina, van a llevar a cabo las reducciones a las que se han comprometido y entonces incrementar sus ambiciones.
Todos los países del continente, excepto Venezuela, Nicaragua y Panamá han hecho sus propuestas ante la ONU.
Una plataforma llamada “diálogo facilitador” se realizará en 2018, lo que ofrecerá a los estados la oportunidad de hacer una última revisión a los compromisos antes de que sean irreversibles a partir de 2020.
ONG han dicho que dependerá de la sociedad civil en América Latina hacer cumplir a los gobiernos las promesas hechas e incrementar sus compromisos con la reducción de emisiones.
Ellos han dicho que alcaldes, hombres de negocios, consumidores, ciudadanos e inversionistas tendrán que asegurar que la transición hacia un mundo libre de combustibles fósiles se convierta en una realidad.
 (*) APPU_HUAYHUASH

Fuente:



viernes, 4 de diciembre de 2015

GUERRA, CAMBIO CLIMÁTICO Y CRISIS MIGRATORIA

¡Bien venidos por la defensa de las montañas y del medio ambiente!

GUERRA, CAMBIO CLIMÁTICO
 Y CRISIS MIGRATORIA
TRAS LA MALDICIÓN DE LA RIQUEZA NATURAL
 
Organizadores de guerras y conflictos en paises
 


 Escribe: Florencio Bernabé Gonzales (*)


Mientras el mundo tiembla por los últimos atentados del Estado Islámico y las acciones de guerra en Siria como respuesta, y las próximas discusiones del COP21 en Paris, cuyos efectos del cambio climático generados por el tipo de economía que depreda y contamina el medio ambiente, se les escapa de la mano a los líderes mundiales para cortar este mal de raíz.

 “Estados Unidos es un país deshonesto, indiferente a las leyes y convenciones internacionales, con derecho a recurrir a la violencia a su voluntad. Piensen, por ejemplo, en la doctrina Clinton, a saber, que Estados Unidos es libre de recurrir al uso unilateral de poderío militar, aun para fines tales como asegurar el acceso sin restricciones a mercados clave, suministro energético y recursos estratégicos, por no hablar de seguridad o cuestiones supuestamente humanitarias. Y la adhesión a esta doctrina está muy bien confirmada y practicada, y necesita ser discutida seriamente por la gente que desea analizar los hechos de la historia actual”. “EE.UU. y sus aliados más acercamos, a saber Arabia Saudita e Israel, están socavando las posibilidades de paz en Medio Oriente. Cuando decimos que la comunidad internacional se opone a las políticas de Irán o la comunidad internacional hace alguna otra cosa, eso significa Estados Unidos y algún otro país que esté de acuerdo con su política internacional”.
Noam Chomsky

1.       EL ESTADO ISLÁMICO Y SU IMPACTO EN LA GEOPOLÍTICA MUNDIAL


En 1916 entre Reino Unido, Francia y Rusia decidieron repartirse el control del territorio del Estado Islámico (EI). Por el rechazo a Occidente y por el deseo de unir a todo el mundo musulmán en un mismo califato, (EI) quiere borrar las fronteras entre los países. Actualmente ya lo ha conseguido entre Siria e Irak. El (EI) tiene como objetivo establecer un estado dirigido por un sólo líder político y religioso que sea regido por la ley islámica, la Sharia.
Luego del ataque en Paris y la respuesta de los bombardeos en Siria, en las últimas semanas venimos asistiendo a la irrupción bélica a gran escala en Oriente Medio, del llamado “Califato Islámico”, conocido hasta hace poco como Estado Islámico (EI)  de Irak y el Levante. Liderados por el enigmático Ibrahim Al Badri (conocido ahora como Abu Bakr al Baghdadi, autoproclamado “califa” de esta entidad), el (EI) ha logrado hacerse de un importante territorio que abarca gran parte de las poblaciones suníes de Irak y Siria.
La situación estratégica del (EI) en la actualidad  constituye un intrincado ajedrez geopolítico en la zona, ya que el autoproclamado califato ha constituido un estado de facto que ha desaparecido la frontera sirio-iraquí y amenaza con expandirse hacia otros países árabes (como el Líbano) e incluso afectar los intereses de actores estratégicos en la zona (como Irán, Turquía o el mismo Israel). Gran parte de la fuerza de combate de los fundamentalistas la constituyen ciudadanos europeos, los cuales al volver a sus países podrían constituir células independientes con capacidad de emular los ataques de Londres, Madrid o Paris.

En 1998 Bin Laden anunció el inicio de la yihad global contra EE.UU, Israel y sus aliados. Pocos tomaron en cuenta la dimensión de la amenaza de Al Qaeda hasta los sucesos del 11-S en Nueva York. En la actualidad el EI ha tomado el relevo de la organización de Bin Laden y ha ocasionado un grave problema geopolítico en la zona, que amenaza con extender sus consecuencias más allá del Levante.

Por otro lado, la  actitud sumisa y colaboradora de la UE frente a EEUU respecto al asunto Ucrania, al tema de las sanciones a Rusia, el TTIP, pero principalmente el papel jugado en la desestabilización en Medio Oriente y el Magreb (región del Norte de África que comprende los países de MarruecosTúnez y Argelia, aunque más modernamente se incluye también a MauritaniaRepública Árabe Saharaui Democrática y Libia).
Siria, situada en un lugar clave del mapa medioriental y principal aliado de Irán, era hasta 2011 uno de los países más estables, cultos y prósperos del Medio Oriente, foco de resistencia al imperialismo y el sionismo y de la solidaridad con Palestina. Su ayuda material a Hezbolá había fortalecido considerablemente la capacidad militar libanesa para enfrentar las arremetidas de Israel.

Entonces estalló allí la guerra fomentada por Estados Unidos y sus aliados de Reino Unido, Francia, Arabia Saudita, Quatar y Turquía, que ha ocasionado ya un estimado de 8 millones de desplazados internos y el éxodo a países vecinos de 4 millones y medio de personas que malviven hacinadas en su mayoría.
La CIA y sus homólogos británicos y franceses son los causantes, entrenaron a los miembros de Al Quaeda (y demás grupos procedentes de Libia, Chechenia, Afganistán y otros países, incluso europeos), financiados y armados por las monarquías saudita y quatarí, y por Washington.

2.       AVALANCHA DE REFUGIADOS POR GUERRA

Esta crisis migratoria es consecuencia de una UE sujeta a los intereses de EEUU. La avalancha de refugiados sirios que se agolpa a las puertas de Europa, escapando del horror, la muerte y la miseria, ha puesto el foco mediático de nuevo en una guerra olvidada hace tiempo por los gobiernos occidentales: la Guerra Civil Siria. Una guerra fruto de las tensiones político-sociales que estallaron en Siria dentro del contexto de las “Primaveras Árabes”, es decir, los levantamientos populares que a comienzos de 2011 se alzaron contra los gobiernos autoritarios y corruptos de varios países del norte de África y Oriente Medio. 

 

El conflicto armado de Siria entra en su quinto año y las cifras de sus consecuencias son devastadoras: 220.000 muertos, 11 millones de desplazados, 3.9 millones de refugiados y 12.2 millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria para subsistir.

Mientras que las distintas partes beligerantes se arman, combaten y bombardean, la población civil vive atemorizada y trata de sobrevivir. Los niños los más afectados, 1.6 millones ya no pueden ir al colegio y sólo en el primer semestre de 2014 se cometieron 1.200 violaciones graves contra menores. Las mujeres no pueden dar luz en hospitales porque las infraestructuras sanitarias han sido atacadas o porque directamente el personal ha sido asesinado. La gente no puede ganarse la vida porque no hay empleos a los que acudir, las tiendas se han cerrado y los mercados se han desmantelado. La única opción para resistir  en este drama humano es tratar de buscar protección y alimento. Pero incluso estos mínimos son difíciles de conseguir. En 2015 se baten records. Ya son 4.8 millones de personas las que tienen un acceso muy limitado a la ayuda humanitaria y 220.000 personas las que viven sitiadas.

Mientras que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó en 2013 y 2014 resoluciones que daban un alivio a millones de sirios mejorando el acceso humanitario, los países miembros de este organismo proveían con armas a las distintas partes. Concretamente el 90% de las armas que se utilizan en el conflicto han sido manufacturadas por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, especialmente Rusia, Alemania, Francia y Estados Unidos.

Según datos de la Eurostat, 185 mil demandas de asilo fueron recibidas en el primer trimestre de 2015, la mitad de ellas formuladas por ciudadanos de Kosovo, Siria y Afganistán.
Los destinos más demandados por los migrantes son Alemania, Suecia y Reino Unido. No obstante, la mitad de las demandas de asilo efectuadas en el primer trimestre de 2015 fueron radicadas en Alemania, es decir, 73.000 (un 40% del total), mientras que Hungría recibió 32.000 (18%), Italia 5.000 (8%), Francia 14.800 (8%), Suecia 11.400 (6%), Austria 9.700 (5%) y Reino Unido 7.300 (4%).

Las dramáticas imágenes de los refugiados sirios en su huida hacia Europa también están sacudiendo al mundo árabe, donde sus ciudadanos han incendiado el debate por la negativa de sus gobiernos a ofrecer  un refugio a sus "hermanos” sirios.

A la Unión Europea, comandado por Estados Unidos,  que no se les ocurra resolver la crisis señalando que el problema le corresponde "a todos" y quieran mandar ciertas "cuotas" a países que no han tenido nada que ver con las decisiones tomadas por esas potencias. Por ejemplo, mandar ciertas "cuotas" a América Latina. No, el problema lo deben resolver los que provocaron la actual crisis, y, que sepamos, Europa no está en guerra y goza de recursos suficientes para hacerse cargo.

3.       OTRA MIGRACIÓN POR CAMBIO CLIMÁTICO

La otra ola de migrantes hambrientos es de África subsahariana que por cientos de miles se suman a los sirios, para completar el millón de refugiados. Considerando que la desertificación debida al cambio climático y la imposición de los dogmas del Consenso de Washington han arrasado con las agriculturas domésticas africanas, sostén de millones de familias ahora aglomeradas en las ciudades y casi siempre sin empleo; fenómeno con consecuencias muy graves de desintegración social e identitaria.

Como se aprecia, no solo las guerras en Siria, Libia, Yemen y antes en Afganistán-Pakistán e Irak, pese a su alto costo en destrucción de condiciones para la reproducción de la vida, las únicas causantes de holocaustos como este, que ya ha matado en 2015 a más de 2 mil 650 humanos en el Mediterráneo. Ni únicamente involucra a la UE. Arrastran esos pueblos desde la colonización, del negocio esclavista, del neocolonialismo y de la extensión del neoliberalismo en el mundo. Por ese colosal saqueo los países ricos les deben una indemnización tan cuantiosa a sus víctimas que asegurarían su desarrollo económico y la solución definitiva del problema migratorio. A Aylan Kurdi, símbolo del saqueo y la guerra imperialista.

Las miles de personas que se ven obligadas a emigrar, son los llamados refugiados climáticos, que ya son una realidad. El informe La situación del mundo 2015, del World­watch Institute, editado en castellano por Fuhem Ecosocial e Icaria, señala que “los desastres meteorológicos desplazaron a unos 140 millones de personas, un promedio de 23 millones de personas al año, entre 2008 y 2013”. Si, como se prevé, el nivel de los océanos va a subir hasta un metro a finales este de siglo “y son las zonas costeras y los deltas fluviales las regiones más pobladas de la Tierra”, señala el informe, esto provocará una oleada de refugiados climáticos. Y, si como apuntan los científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) en su informe de 2014, se van a modificar las lluvias, se va a generar pobreza e inseguridad alimentaria en amplias zonas del planeta.

4.       MIRADA UNILATERAL DEL CONFLICTO EN MEDIO ORIENTE

Del conflicto internacional que se desarrolla en Medio Oriente, solo tenemos la versión de una de las partes. La más poderosa que tiene alcance mundial y copa todos los medios informativos orientados hacia occidente por lo monopolios de medios de comunicación comandados por EEUU. No tenemos la versión de los luchadores sociales y lo que se muestra de ellos es lo peor y lo más repugnante: las atrocidades terroristas. No tenemos acceso a los objetivos de los rebeldes ni a su doctrina política pero el hecho de que jóvenes de ancestro árabe de todo el mundo incluyendo compatriotas vayan a incorporarse a esa lucha  nos dice mucho de la fuerza ideológica que los atrae.

La opinión pública en occidente se nutre de la versión unilateral que recibimos y en estas condiciones, somos manipulados para lograr en nosotros reacciones contra los rebeldes. Nos hacen sentir que estamos indignados por todo lo mal que vienen haciendo los luchadores sociales sin importar su causa. Esta indignación inyectada por el poder mediático nos induce sin proponernos a parcializarnos con los intereses del capitalismo opresor que busca destruir a los subversivos. Esta ha sido siempre la modalidad del poder dominante a través de la historia.

Pero la lucha de los árabes rebeldes es antimperialista como es la nuestra en América Latina y no es de ahora sino desde antes de Hussein y Gadafi. La lucha es contra las monstruosidades del sistema de opresión y no solamente contra la cultura occidental o contra su religión como se nos hace ver. Los rebeldes están contra el sistema de domino mundial que destruye su cultura ancestral y se amparan en la religión como mecanismo de defensa como lo harían muchos latinoamericanos queriendo revivir nuestro pasado.

Lo que hagan otros pueblos del mundo contra el mismo sistema que nos oprime es una lucha que nos favorece, aunque no estemos de acuerdo con los métodos. El terrorismo es nocivo y peligroso pero es el sistema el que lo genera. No es la causa sino la consecuencia.

5.       A PUNTA DE GUERRAS SE APROPIAN DE LOS RECURSOS NATURALES

La guerra del Pacifico entre Perú, Chile y Bolivia se debió a causa de nuestro recurso natural: el salitre.
La codicia por los recursos naturales- oro y plata- es lo que trajo a los conquistadores europeos que se apoderaron del Tahuantinsuyo y nos impusieron su cultura a la fuerza. Como consecuencia de este proceso la población andina se encuentra dividida en varios países vecinos pero dentro de ellos hay muchísima añoranza por los valores de nuestra  cultura nativa andina. Todos nos sentimos orgullosos de ese pasado ancestral incaico, hoy nuestra cultura es impuesta por el sistema capitalista vigente.

El rescate de esos valores avasallados por la dominación está en el corazón de los países desmembrados a tal punto que muchos quisiéramos reconstruir el Tahuantinsuyo como los árabes que quieren reconstruir su pasado ante el desengaño del presente. Pero al igual que nosotros, ellos llevan la “maldición” de sus riquezas naturales que son codiciadas por las grandes potencias. Si no fuese por su petróleo no tendrían tantos problemas. Es imposible que los países dominantes puedan mantener su hegemonía sin llevarse los recursos naturales ajenos.

Sin petróleo, sin minerales, no hay la gran industria de los países desarrollados y sin gran industria se acaban las hegemonías y el poder de dominación. Asegurar el abastecimiento de estos insumos estratégicos es vital para los países dominantes y posesionarse de la región estratégica es lo que está en juego en la región árabe, más allá de las justificaciones interesadas. El terrorismo de Estado está en el conflicto pero de eso no se informa.

No estamos de acuerdo con que tropas extranjeras tengan injerencia en el Perú ni aceptamos bases militares extranjeras. ¿Pero sí estamos de acuerdo que Rusia, China, EE UU, Francia, y otros tengan injerencia armada, tropas y demás dentro de los países árabes? ¿Es que tenemos principios ambivalentes? ¿O, Es que no tenemos principios?

La lucha contra la contaminación minera no quiere decir que somos anti mineros, no nos puede conducir a oponernos a toda minería porque perdemos el sentido de la lucha.

La lucha generada por la extracción de nuestros recursos naturales sigue latente en nuestro país y lo que es una bendición no debería convertirse en una maldición por intereses extranjeros coludidos con los vende patria de turno que cada elección escogemos en nuestro caso los peruanos.
Aun cuando vemos el enfrentamiento de los rebeldes islámicos contra la abrumadora coalición de las potencias bélicas extranjeras como algo lejano que no nos incumbe y nos importa poco o nada su desenlace sin embargo, en la geopolítica mundial sus consecuencias nos afectarán de todos modos. ​Árabes y latinoamericanos compartimos aspiraciones de lucha. ​Lo que sucede en territorio árabe podría pasar entre los latinoamericanos que queremos recuperar nuestra autonomía.

El triunfo de la coalición de los poderosos sobre los rebeldes islámicos quizá no será motivo de alegría para los pueblos oprimidos como no lo fue el triunfo del imperio español sobre los rebeldes nativos que querían recuperar la independencia perdida. Los historiadores nos recuerdan que las rebeldías nativas eran consideradas una insolencia inaceptable y salvaje. Hasta el Papa León XII, en su Breve “Etsi iam diu”, del 24 de Septiembre de 1824, calificaba a las huestes de la independencia como “fruto maldito de la cizaña de la rebelión que ha sembrado en estas regiones el hombre enemigo”, convocando a la lealtad hacia “su muy amado hijo” Fernando VII, Rey de España.

Mientras tanto en estos tiempos,  países poseedores de recursos naturales sienten amenazas de conflagraciones bélicas por solo poseer: petróleo, gas, oro, diversos minerales y futuramente el oro azul, la codicia de los países poderosos.

6.       EL GRAN NEGOCIO DE EEUU  Y UE: IMPULSAR GUERRAS

“1984”, George Orwell Cuando Barack Obama  postuló a la presidencia por primera vez, se presentó como el candidato opositor a la guerra. Ahora, cerca del fin de su segundo mandato, las dos guerras que George W. Bush inició y Obama continuó han retomado y se está librando una tercera guerra en Siria. Las fuerzas armadas estadounidenses están en todas partes del mundo, lanzando ataques con aviones no tripulados en Yemen y Somalia e intensificando así la conflagración mundial. Estados Unidos está en un estado de guerra permanente.
No existe una solución militar para la crisis en Siria ni para ningún conflicto en otra parte del mundo. De Afganistán a la República Centroafricana, de Ucrania a Yemen, los combatientes y quienes los controlan están violando las reglas más básicas de la humanidad”.

El conflicto en Siria ha pasado a tener múltiples actores internos y un número creciente de participantes externos, que libran guerras en nombre de otros con intereses contrapuestos. Estados Unidos y Rusia son algunos de esos actores, al igual que Irán y las milicias chiíes que controla, así como también sus aliados de Hezbolá. Las milicias kurdas, que cuentan con el apoyo de Estados Unidos, están siendo atacadas por Turquía, un aliado de Estados Unidos. El autodenominado Estado Islámico (ISIS) está combatiendo contra el Gobierno de Assad, pero también está luchando contra grupos vinculados con al Qaeda, como el Grupo Jorasán y el Frente al Nusra.

Cuando en 2001 el Gobierno de Bush solicitó la aprobación del Congreso para atacar Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre, solamente un miembro del Congreso votó en contra: la representante de California Barbara Lee. El 11 de septiembre cambió el mundo. Ahora nos acechan nuestros temores más profundos. Sin embargo, estoy convencido de que la acción militar no evitará otros actos de terrorismo internacional contra Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania y otros países.

Washington continúa con sus intenciones de persuadir a todo el mundo de que proporciona armas a Oriente Medio para asegurar la defensa de la región, pero esa actividad ha fomentado las guerras, mientras que la zona experimenta una fragmentación. Recientemente, el Pentágono anunció nuevos contratos de armas con Israel y Arabia Saudita, los principales aliados de Estados Unidos en Oriente Medio. Ambos países están involucrados en conflictos en la región.

Oriente Medio se ha convertido en una fuente de las ventas de armas de EE.UU, y productores de armas de la UE. y en ese contexto, los conflictos en los que esa región se vio involucrada en los últimos 14 años. Según Becker, todo comenzó con la invasión estadounidense a Afganistán en octubre de 2001, y continuó con la invasión a Irak en 2003, el bombardeo de Libia por parte de la OTAN, "y el flujo de fondos y armas a la guerra civil siria". 

Todo esto ha contribuido a la fragmentación de Oriente Medio. Además, por supuesto, ha sido una gran fuente de beneficios para aquellos que producen las armas en EE.UU y la UE, el complejo industrial militar y los contratistas de guerra. Ellos son una parte fundamental de la economía estadounidense y para ellos esto ha sido un gran negocio.

(*) APPU-HUAYHUASH
FUENTE: