martes, 18 de agosto de 2015

“COLEBRA MINA”

¡Bien venidos por la defensa de las montañas y del medio ambiente!

MALDICIÓN DE LA MINA
Los ricos ganan y los pobres 
pagan y se matan

“COLEBRA MINA”
(mina del diablo)




 RESUMEN

Por: Florencio Bernabé Gonzales(*)

INTRODUCCIÓN

Después de la bonanza del guano de (siglo XIX), la época del salitre (siglo XIX), la época del caucho (fines del siglo XIX e inicios del siglo XX), bonanza del cobre en la década del 1960, bonanza de la harina de pescado y el azúcar de caña (1950/1960) y estos tiempos la dependencia de la minería (1990 a la fecha). En consecuencia, hoy el Perú tiene una fuerte dependencia del sector minero (SNMPE) y por eso la política del Estado es en general pro-minera, no puede volverse contra aquellos que lo nutren. Debe tratarlos bien, mantenerlos contentos, porque si no, dejan de tributar. Nos preguntamos:  ¿Qué paso en aquellas ocasiones de bonanza? ¿Qué se hizo con toda esa prosperidad? ¿Qué le quedo al país luego que la bonanza se fue?, ¿Cuáles serán los escenarios políticos, económicos y sociales que tendremos los peruanos cuando disminuyan los precios internacionales de los metales?. ¿Qué pasara en la Región Ancash y otros?.  “Cuando la torta crece y no comemos mas, la fiesta acaba mal”, advierte el historiador Antonio Zapata. Los titulares de los diarios y las cuentas mineras atizan la alarma. Aún seguimos  los años de la “prosperidad  falaz”, en palabras de Jorge Basadre.

Esbozamos esas épocas de bonanza y sus repercusiones que le toco vivir al país y que hoy se repite con la minería, particularmente le toca a la Región Ancash, donde, a su vez cada vez se comprueba una marcada corrupción en los poderes decisorios del Gobierno Regional y se repiten en las demás instancias de la administración pública de la zona, incluido con sicariatos y asesinatos políticos.

BONAZA DEL “ORO BLANCO

El boom del guano, el abono considerado “oro blanco” en aquella época, incubo suficiente resentimiento e imprevisión que casi acaban con nuestra  joven república.  Porque  las ingentes ganancias logradas con el guano marearon a la elite. “En 35 años, entro un equivalente de 80 veces del presupuesto de la Republica”, señalan los historiadores. Es como si desde hoy hasta el 2043, ingresara al fisco mas de S/. 5 billones por la explotación de un solo recurso. Pero fue una fiesta con mucho derroche, donde solo se divirtieron algunos. Los artesanos no lo pasaron bien. “Ya no les compraban sus productos. La clase alta, enriquecida con el guano, empezó a importar artículos de lujo de Europa. Por eso reaccionaron en 1858, artesanos de Lima y Callao, encabezados por los carpinteros y los herreros, tomaron los barcos del muelle y destruyeron puertas y ventanas importadas.

BONANZA DE LA “LECHE MALDITA”

De la misma manera, a fines del siglo XIX y comienzos del XX, la Amazonia estaba marcada por la explotación de los recursos naturales, tanto renovables como no renovables: entre estos, el barniz, ceras de animales, quina, gomas, oro, petróleo, maderas, comercio de pieles, flora para patentes multinacionales y la coca. Hasta la actualidad, en el cual estos recursos continúan marcando los periodos de distintas bonanzas que dependen de los ciclos económicos mundiales, y que si bien introducen a la zona temporalmente a mercados  amplios, al mismo tiempo generan poca riqueza  y bienestar a sus pobladores, por el contrario generan épocas de terror y masacre en las zonas donde se concentra la producción.

BONANZA DE LA PESCA

La fugaz industria de la anchoveta en el Perú “la fiebre de la anchoveta”,   surgió  a  mediados del siglo pasado, y ha estado caracterizada por una serie de ciclos de expansión y crisis. Tras el boom y expansión de los primeros veinte años, el  sector enfrentó su primera crisis a comienzos de los años setenta. Esta fue producto del crecimiento vertiginoso de la flota, la regulación inadecuada y la  consecuente  sobrepesca.  A esto se sumó los efectos del Fenómeno de  El  Niño de 1972/73 y la estatización de la industria en el año 1973.  De 27 plantas harineras en 1950, se pasó a 149 en el 1963. Igualmente, la flota creció de 667 embarcaciones en 1959 a 1744 en sólo 5 años.

 La “fiebre de la anchoveta”,   llevó al Perú  a convertirse en el primer productor mundial de harina de pescado.   Tras la crisis de la pesquería de la anchoveta de los años setenta, la recuperación del sector pesquero peruano vino marcado por el boom de la Sardina cuya biomasa tuvo un crecimiento notorio en los años ochenta.  


BONANZA MINERA “MALDICION DE LA MINA”

Perú se encuentra en un auge de la minería, es  el tercer país del mundo con mayor número de explotaciones después de los gigantes de Canadá y Australia. Se estima que la minería crecerá 12% promedio anual entre el 2013 y 2016.
Con inversiones por US $16,345 millones para los próximos tres años, en los próximos 10 años, Perú podría alcanzar muy de cerca, los niveles de producción de la minería chilena, ya que cada vez mas, la minería en dicho país va en descenso, y en tanto en el Perú va en ascenso debido a que es más atractivo para la exploración.
En los últimos siete años el Perú creció 7% promedio anual y la minería se expandió  solo 2 %. “Sin embargo, hay una serie de anuncios de proyectos de inversión mineros que se  implementaran entre 2013 y 2014 y que suman 14,793 millones de dólares, los cuales dinamizaran el PBI”, según expertos. En ese contexto, la actividad económica crecerá 6.3% anual entre 2013 y 2014, y 6.8% entre 2015 y 2016, lo cual no se esta cumpliendo.

LOS RICOS GANAN  Y LOS POBRES  PAGAN Y SE PAGAN

Todos sabemos que los ricos quieren pagar pocos impuestos y no les importa si el Estado no va a proveer muchos servicios públicos, pues tienen capacidad para pagárselos ellos mismos. No obstante, necesitan del Estado para que defienda su propiedad y sus intereses. Los pobres prefieren  un sistema que les permita recibir muchos servicios, aunque no tengan para pagarlos. Los pobres prefieren un sistema que les permita recibir muchos servicios, aunque no tengan para pagarlos. Por eso, poner de acuerdo a los pobres y a los ricos en un tipo de contrato fiscal es difícil y mucho más difícil hacerlo cumplir, porque los gobiernos tienen sus intereses y entienden que a mayor capacidad de gasto, mayor poder político.

BONANZA MAL  APROVECHANDA

“Los países inteligentes convierten los boom de recursos naturales en plataformas de desarrollo, y los que no lo saben aprovechar lo convierten en una fiesta, con un comienzo y un fin, la única duda es a qué hora estamos  en la fiesta. Esta fiesta comenzó en el 2004. Uno dio sus primeros pasos de baile en el 2006. Celebro amistades importantes en el 2008, antes de la crisis; y luego nos recuperamos en el 2010. La duda es ¿son la 1 am o las 4 am?, ya termina la fiesta”. El boom de los metales tiene fin y, más aun, siendo impredecible.
“¿De qué depende el ciclo? De China, y China es una economía oscura, en el sentido de que nadie sabe que pasa. Si no tuvimos ninguna capacidad de predecir la debacle financiera del 2008, menos capacidad vamos a tener para predecir el día en que un jerarca chino salga y diga que tiene un problema”. El día que eso ocurra, evidentemente todo esto se va desacelerar y el Perú habrá perdido la oportunidad de  capitalizar ingresos enormes que podrían  haber llegado a poblaciones a través de empleo”, opina Carlos Heeren – Apoyo Consultoría.

LOS EFECTOS DEL BOOM MINERO

Desde mediados de los 1990s, el Perú ha experimentado un importante  crecimiento económico que ha supuesto la obtención por parte del Estado de una gran cantidad de recursos económicos. Sin embargo, estos recursos económicos, generados en su mayor parte por el alza de los precios de los minerales, han generado importantes efectos, uno de ellos, dificultades en la capacidad de gestión  de los diferentes niveles de gobierno y  acentuada  corrupción.
El incremento de las inversiones en el sector minero y otros productos primarios (agrícolas y pesqueros)  en el país, hacen a la  economía peruana que cada vez  se vuelva más vulnerable a shocks externos o cambios bruscos de la demanda internacional, a sus precios internacionales, incluso a posibles desastres naturales y cambios climáticos.
El boom de minería y gas en el Perú es, principalmente, un boom en relación a la cantidad producida, y es a mediados de los años 2000 cuando se puede hablar de un shock de precios. En ese sentido, el modelo de los años 90 indujo a un crecimiento de la producción de minerales e hidrocarburos significativo. Y eso forma parte de un conjunto de actividades económicas que han arrastrado el crecimiento económico del país. Entre el 2005 hasta el 2009 ha habido un shock de precios que explica parte de este boom.

CONCLUSIONES Y SUGERENCIAS

Sería un esfuerzo paralelo con miras a incorporarnos eventualmente al primer mundo: las joyas de la abuela se acabaran tarde o temprano (bajara la demanda), en tanto que el desarrollo know-how  es una apuesta estratégico-competitiva sostenible en el tiempo, en provecho de las futuras generaciones.
Finalmente haremos de la bonanza minera ya no en una maldición, sino en una bendición.
Por tanto, estos son los grandes temas pendientes:
i)      Es importante invertir en la calidad de los recursos humanos,  también invertir propiamente en la organización y gestión institucional. La inversión pública sea dirigida también al desarrollo del capital humano y a las mejoras de la gestión y organización de los diferentes niveles de gobierno. Lo difícil es como demostrar al SNIP que se aumenta el valor agregado. 
ii)     Una alternativa paralela es invertir directamente en ciencia y tecnología más allá de lo que son recursos humanos. Perú es uno de los países más atrasados en ciencia y tecnología. El gobierno peruano está desperdiciando una oportunidad para generar sinergia entre lo público-privado para invertir en ciencia y tecnología. Como dijo alguna vez el expresidente de Chile, Ricardo Lagos “el cobre del  s. XXI para Chile es ciencia y tecnología”. Los minerales y gas del Perú en el s. XXI pueden ser nuestra ciencia y tecnología. Hay que aprovechar el boom minero  y gasífero en desarrollar esa capacidad en ciencia y tecnología,  antes de que sea demasiado tarde.
iii)   Tomar decisiones políticas mucho más agresivas para fortalecer los roles en competencias de gobiernos regionales y locales y combatir la corrupción en todos sus niveles.
iv) Propiciar que las industrias extractivas generen valor agregado, es decir,  generar encadenamientos productivos hacia adelante, por ejemplo, mediante conglomerados productivos con el cobre o con la industria petroquímica. A la fecha no contamos con ese encadenamiento hacia adelante.
v)   Propiciar que nuestras clases dirigentes sean cultas, preparadas e inteligentes, así no sólo  podremos  crecer sino también desarrollarnos (industrializarse) con inclusión social. No repetir la época del guano,   del  caucho y de la pesca,   la clave, una educación de calidad.
vi)  Sabemos que la minería es intensivo en capital (maquinarias pesadas) y no emplea mucha mano de obra, por el contrario generan conflictos sociales, ambientales y laborales, con pérdidas materiales y humanas. Hoy tenemos pan, mañana hambre, con una producción minera sin valor agregado. A su vez, mañana tendremos tierras y agua contaminadas para la agricultura.

(*) Presidente de APPU-HUAYHUASH